Patrimonio Histórico Artístico

Convento de la Fuensanta

En esta sección incluiremos algunos de los bienes de interés histórico artístico del municipio, la gran mayoría desconocidos y en precarias condiciones.

 

Comenzamos difundiendo el antiguo convento de la Fuensanta, del que hoy desgraciadamente sólo existen varias dependencias en ruinas en muy mal estado y el arco de entrada al patio.

 

(José Manuel de Molina). El 28 de octubre de 1604 los frailes mínimos fundaron el convento de la Fuensanta del Valle. En un antiguo libro conservado en la biblioteca de la Diputación de Málaga, (1) se detalla la fundación del convento de la forma siguiente:

 

"Fuensanta. La 31 casa fue la de la Fuensanta del Valle junto a Alhaurinejo, jurisdicción de Málaga, la cual se pobló el día de San Simón y Judas, 28 de octubre de 1604. Siendo Provincial el padre fray Juan de Pinna, y Obispo de Málaga Don Juan Alonso de Moscoso. Esto se entiende de cuando se puso en la iglesia el Santísimo Sacramento porque la aplicación de aquella ermita de la Fuensanta a nuestro Convento el Real de Santa María de la Victoria de Málaga, la había hecho antes el Reverendísimo Señor don García de Haro, Obispo de Málaga en 28 de noviembre de 1592. Aceptó la dicha aplicación el convento de Málaga siendo en el corrector el padre fray Juan Correa en 28 de noviembre de 1592. Confirmó dicha aceptación el padre fray Bartolomé Martínez, Provincial, en 4 de diciembre de 1592.

Da testimonio de todo Bautista de Guevara, notario. Está en el Archivo de Málaga.

Gobernase aquella casa por vicarios, hasta que en la Diffinición o Capítulo Provincial intermedio que se celebró en Granada por San Miguel de 1515 se hizo Correctoraje y se nombró por primer Corrector de ella el padre fray Sebastián Pérez de Ledesma.

En una bula de concesión de indulgencias dada por la Santidad de León X, dada a 28 de marzo de 1516 hace relación, que aquella Fuente Santa o Iglesia, o Ermita era tenida de los moros en singular veneración, aún antes de haberse recuperado por los Reyes Católicos el Reino de Granada. Y después de ganado el Reino le fue continuado la devoción, así por los Moros que se habían convertido a la fe, como por los demás fieles.

Llamábase de tiempo antiquísimo Fuente Sancta, por ser su agua salutífera, dando salud a enfermos bebiéndola y bañándose en ella. Y esta virtud de sanidad se atribuye, no tanto a la bondad del agua, cuanto a que en el nacimiento de ella (que está distante en el sitio donde estaba la ermita, y está el presente convento, poco más de un buen tiro de piedra), está una capilla horadada de piedra y ladrillo, a modo de horno, y en lo alto de ella por la parte de dentro estaba escondida la imagen de Nuestra Señora, y se ve de presenta la concavidad donde estuvo puesta, que a la cuenta se puso allí cuando los moros ocuparon o ganaron a España, y es así tradición.

Es imagen milagrosa y de mucha devoción. Su fiesta principal es por Agosto, el día de la Asunción de Nuestra Señora, y concurre a ella gente de toda la comarca. Digo de Málaga y de los lugares de la Hoya en gran número."

Medina Conde en el Suplemento al Diccionario Geográfico del Obispado de Málaga, se hacía eco de esta fundación y abundaba en la misma información, que aunque repetida en gran parte nos informa que se hallaba copia de todo en el archivo del convento:

"Al poniente está la Fuente Santa en la que fue hallada la imagen de Nuestra Señora Gloriosa llamada de la Fuensanta la que nace a distancia como 100 pasos del convento de PP Mínimos y nacen sus aguas, entre ellas milagrosas para género de enfermedades, ya bebiéndolas ya bañándose en ellas cuya virtud se atribuye no a la bondad de ellas pues no son de la mejor cualidad por las zarzas y raíces de árboles que tiene alrededor, sino al haberse hallado la santa imagen que es de talla y su vestido de la misma madera con escapulario del Carmen y en un cóncavo a manera de horno de argamasa que está sobre dicho nacimiento a poco tiempo de conquistada esa sierra a los moros aunque no consta cuando y sí consta por bula de indulgencia dada por León 10 en 28 de marzo de 1516. Usaban los moros de sus aguas para sus enfermedades y continúan estos milagrosos efectos morales en su crónica de la Religión Mínima o epitome de la provincia de Granada fundándose el 31 de febrero de 1591, dicha bula está en el archivo de este convento, inicialmente fue ermita pues la dación de esta al convento de la Victoria de Málaga fue el 28 de noviembre de 1592 y la erección en convento con prelado fue por San Miguel del año 1515. Dio esta a los PP Mínimos de Málaga el Ilmo. Sr. D. García de Haro. Todo consta en el archivo de dicho convento".(2)

 

El Padre Llordén añade que el obispo García de Haro les adjudicó treinta fanegas de tierra calma según escritura otorgada ante el escribano Iñigo de Berberana en 1602.(3)

 

La llegada de los Padres Mínimos era además muy necesaria para un pueblo en teoría cristiano pero muy poco practicante como lo demuestran las misiones jesuíticas de este siglo y el siguiente. También como dijimos en el apartado dedicado a la evolución de la población, debemos tener en cuenta que existía la población morisca de número no cuantificado, pero de cualquier forma la desatención religiosa era un hecho y por ello, y tras la fundación de la Compañía de Jesús y su establecimiento en Andalucía, el historiador Wenceslao Soto explica que los jesuitas realizaron misiones en distintos lugares de los alrededores de Málaga durante los años 1593, 1606-1610, 1624 y 1669, "promoviendo los sacramentos y solventando desavenencias". En estas misiones probablemente visitarían Alhaurín de la Torre, aunque Soto, en respuesta a nuestra consulta, nos confirmó que no ha encontrado referencia a nuestro pueblo en su investigación.

 

En 1592 los jesuitas fueron a Coín, en 1644 recorrieron Álora, Casarabonela, El Burgo, Yunquera, Tolox, Guaro y Monda, en 1653 Alhaurín el Grande y varios pueblos de la Serranía de Ronda, y en 1666 visitaron Álora, Coín, Cártama y Alhaurín el Grande.

 

Según Wenceslao Soto estas misiones seguían un esquema común: Se avisaba a las autoridades que esperaban la llegada de los predicadores, generalmente en pareja,  que recorrían el pueblo tocando la campana y se reunía al pueblo junto con los dirigentes sociales. A continuación los misioneros se informaban de las faltas más comunes de la localidad y hacían el plan de la misión dedicándose a la predicación y a la conversión concretándose en la confesión general. Antes de marchar se celebraba una procesión lo que garantizaba el impacto mental en aquellas sencillas gentes, interrumpidas en su dura vida diaria con la esperanza de salvación.(4)

 

En cuanto al número de religiosos en el convento alhaurino,  podemos hacer un seguimiento a través de la documentación que se conservó tras la Desamortización del siglo XIX y de los distintos censos de población del siglo XVIII. Así en 1668 había ocho religiosos encabezados por Fray Francisco de Paula, que en 1681 era Fray Jacinto Jiménez. En 1686 eran nueve clérigos dirigidos por el Padre Fray Francisco de Molina, corrector, que formaba la comunidad junto a Fray Martín de Mora, padre lector; Fray Francisco del Pozo, padre maestro; los padres frailes José Gracia Escalona y Alonso de Fuentes, y los frailes Ciriaco de Torres, Bartolomé Blanes, Pedro Ramírez y Antonio Lozano. (5) En 1698 disminuye a ocho dirigidos por Fray Francisco del Pozo. En 1712 había aumentado a once frailes encabezados por Fray Antonio Zerdán. En 1751 y de acuerdo con el Catastro de la Ensenada el convento estaba compuesto por quince religiosos dirigidos por Fray Francisco de Porras Romero. En el llamado Censo de Aranda de 1769 aumenta su número hasta diecisiete encabezados por Fray Antonio Roldán,  reducidos en el Censo de Floridablanca de 1787 a seis profesos y dos legos, y aumentados según Medina Conde en 1793 a trece conventuales de los que eran once profesos y dos legos, en cuyo número se incluía el prelado Francisco de la Fuente y Victoria, caballero mayorazgo de la ciudad de Granada. En 1804, el convento ya augura el final que se le avecina ya que conocemos que la comunidad se ha reducido a sólo cuatro miembros, el padre corrector Antonio Lagres, y los presbíteros Francisco Acaso, Antonio Sánchez Serrano y Francisco de Léon Corista. (6) 

 

 


(1) DE MORALES, J. Epitome de la fundación de la provincia del Andaluzia de la Orden de los Mínimos del Glorioso Patriarca San Francisco de Paula. Málaga, 1619. Pág. 570-572

(2) MEDINA CONDE, C. Op.cit.

(3) LLORDÉN SIMÓN, A. Op.cit.

(4) SOTO ATUÑEDO, W. Op.cit. Págs. 262, 549 y 555

(5) AHPM. P5465

(6) AHN. CLERO. 4371

 

(Extraído de la obra: DE MOLINA BAUTISTA, J.M. Historia de Alhaurín de la Torre en la Edad Moderna, 1489-1812. Alhaurín de la Torre, 2005)

 

 

Jesús Caído
Contacto

Puente del Rey de Alhaurín de la Torre
C/ Marbella, s/n
Alhaurín de la Torre (Málaga)
Email: presidente.asoc.puentedelrey@gmail.com

Móvil: 686 586 942